¿Dependencia, atención o manipulación? Tan solo se trata de AMOR.

Hay momentos en los que no comerme a Leonardo a «bocaos» es inevitable y es que con tanto amor se me hace difícil.

No importa lo duro que haya sido el día, lo cansada que esté y las aventuras vividas, cuando se duerme lo hecho tanto de menos que lo despertaría a besos. Si a eso se le suma que me pide pecho al cabo de una hora de dormirse, más ganas me entran de quedarme junto a él en la cama. Pero claro, un momento para nosotras también es necesario y viene bien ¿no?

A veces me pregunto si Leonardo es dependiente de mí o viceversa. Cuanto más lo pienso más cuenta me doy de que no existe tal dependencia, la realidad es que un bebé necesita a su madre más que a nada. Ellos confían plenamente en nosotras, saben que tendrán nuestro cuidado permanente y nuestra atención es absoluta. ¿Cómo dejar llorar a tu propio hijo cuando lo único que pide es amor? No creo que un bebé se malcríe por tenerlo en tu regazo, llevarlo en la mochilita o satisfacer sus necesidades. ¿Brazos? Pues claro que se los doy, ha estado más tiempo dentro de mí que fuera. Un bebé no entiende el mundo exterior, aprende a entenderlo explorando poco a poco con pasitos diminutos. Y ahí estamos los padres, reafirmando cada pequeño paso de grandeza.

Hay quien dice que nos manipulan, yo pienso que somos nosotros los que manipulamos, los que enseñamos a que hay que manipular para conseguir lo que queremos.

DSC_0071.NEF


2 respuestas a “¿Dependencia, atención o manipulación? Tan solo se trata de AMOR.

  1. Me encanta tu reflexión. Yo disfruto como no te puedes imaginar cada vez que se duermen abrazados a mí, me encanta estar así, tenerlos cerca, darles miles de besos y abrazos. Yo opino que lo que mejor les va es sentirse queridos, que eso les hace mejores personas, seguras de sí mismas. Nunca me arrepentiré de haberles demostrado que los quiero con locura, de haberles ayudado a levantarse, de haberles dado mi apoyo incondicional. Ellos ahora nos necesitan para poder aprender a caminar solos después.

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo también, me encantan la siestas a dúo! Estoy de acuerdo contigo. Una vez estén seguros, saben que siempre estaremos con ellos y pueden ser libres e independientes. Además, crecen muy rápido, hay que vivir cada segundo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s