mamALnatural

Ambición no era una palabra que formara parte de mi vocabulario. Antes de ser madre me conformaba con lo que era, hasta que mi bebé me enseñó que un abrazo no es suficiente, un beso es escaso y ser “buena” madre no es fácil. No solo es difícil, sino que además hay que adentrarse en un mundo donde todo es posible, nada es imprescindible y la felicidad junto con el amor es lo único verdadero.

En este viaje de seis meses he aprendido a encontrarme, a sacar fuerzas para luchar por mis inquietudes y tener la ambición de ser la “mejor” madre, intentando labrarme una carrera que ni tan siquiera sabía que formaba parte de un sueño por perseguir.

Y mientras, escribir estas líneas me está costando un sin fin de aventuras con mi gran pequeño.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s